Noticias

Nuevos datos sobre la muerte del vocalista de Linkin Park revelados por la policía muestran que ambos se quitaron la vida ahorcándose de una puerta.

La policía continúa investigando los detalles alrededor de la muerte de Chester Bennington, quien fue encontrado sin vida durante la mañana de este jueves en su residencia en Palos Verdes Estates, en Los Angeles (EE.UU.).

El cuerpo del vocalista principal de la banda estadounidense Linkin Park fue encontrado por uno de sus empleados poco antes de las 9 de la mañana, y tras la llegada de la policía al lugar, se estableció de manera preliminar que la estrella se había suicidado, reveló el portal TMZ.

 

 

La noticia tomó rápidas coincidencias con el fallecimiento de otra estrella del rock ocurrida este año: la de su amigo y colega en la industria, Chris Cornell. La muerte de Bennington se dio el mismo día en que el mundo de la música recordaba al vocalista de Soundgarden, quien este 20 de julio habría festejado su cumpleaños número 53. Las relaciones no se detuvieron ahí, cuando se filtró que la causa de muerte de Bennington fue suicidio por ahorcamiento.

 

 

Los más recientes informes indican además que había una botella de alcohol parcialmente vacía en la pieza donde murió el intérprete de In The End, pero que hasta ahora no se identificó la presencia de drogas. Cabe recordar que Bennington luchó por años contra su adicción a las drogas y el alcohol – además de enfrentar las consecuencias de ser abusado cuando niño -, enfermedad que también sufrió Cornell, yendo en varias oportunidades a rehabilitación.

 

 

Se dice también que Bennington no dejó ninguna nota de suicidio, al igual que Cornell, quien se quitó la vida el 18 de mayo pasado. En su funeral, fue el miembro de Linkin Park quien cantó el emotivo Hallelujah de Leonard Cohen. “Rezo para que encuentres paz en la otra vida. Envío mi amor a tu esposa e hijos, amigos y familia. Gracias por permitirme ser parte de tu vida”, le escribió a Cornell tras enterarse de su muerte en mayo pasado.