Noticias

La banda tiene planeado arribar el mismo sábado 14 que toca en el Nacional. En el show recordarán a Víctor Jara.

La fraternidad de Chile y U2 parece inalterable al paso de los años. A las diversas alusiones que han hecho al país en sus conciertos, esta semana el cuarteto sumó otra, aunque a miles de kilómetros de distancia: el pasado martes 3, en el primero de sus dos espectáculos en Ciudad de México, los irlandeses exhibieron en las pantallas gigantes fotografías de la Presidenta Michelle Bachelet, la poetisa Gabriela Mistral y la escritora Isabel Allende durante la canción Ultraviolet (Light my way), dedicada a las mujeres más sobresalientes del último tiempo.

De hecho, la secuencia también incluye los rostros de otras figuras, como Rosa Parks, Eva Perón, Michelle Obama, Frida Kahlo, Gloria Estefan y Patti Smith.

Previo a ese guiño local, Chile, y en particular la imagen de la mandataria, también ha merodeado el presente del conjunto. Desde principios de esta semana, algunos estamentos de La Moneda han gestionado con la productora DG Medios -los responsables del recital del 14 de este mes en el Estadio Nacional– la posibilidad de que los músicos participen de alguna reunión oficial o de alguna actividad impulsada por la casa de Gobierno, con el propósito de repetir las escenas de 1998 y 2006, cuando se involucraron en esas instancias.

La principal piedra de tope es la apretada agenda con que arribarán. Por ejemplo, se espera que lleguen en la misma jornada del concierto, durante la mañana y en un vuelo privado procedente de Buenos Aires (su escala anterior), por lo que su margen de acción será reducido. Por ahora, la alternativa es que cualquier encuentro se materialice en el propio coliseo ñuñoino. Lo que aterrizará un poco antes en el lugar es la escenografía que da vida al tour The Joshua Tree, donde el grupo revive de modo íntegro su obra maestra de hace tres décadas.

Este lunes 9, su staff técnico ingresara al Nacional para comenzar el montaje de un escenario de 60 metros de largo y 14 metros de alto, el que incluye una pasarela que semeja el contorno de un árbol (el gran icono del álbum) y una pantalla 8K, la de más alta resolución del circuito y que hasta ahora sólo es utilizada por U2 en la industria de los conciertos.

También se espera que su equipo grabe la cita santiaguina para un futuro registro que mostrará distintas escalas de la gira y que prepare alguna alusión especial a Víctor Jara, en quien la banda se inspiró para escribir One tree hill, parte esencial del disco tributado.

La venta de entradas ha avanzado de buena manera, aunque sin el frenesí de antaño, lejos de esa marca de 2006, cuando se despacharon 53 mil boletos en un día. Ahora aún hay disponibles localidades en Cancha, Pacífico Medio y Pacífico Alto (Puntoticket). Para motivar la venta, los promotores han difundido un video con Marcelo Salas recordando el 11 de febrero de 1998, el día en que los hombres de One debutaron en el país y justo cuando la Selección chilena venció 2-0 a Inglaterra en Wembley: esa sincronía pura entre fútbol y guitarras que inició la fraternidad entre U2 y Chile, y que ahora se alista para abrir un nuevo episodio.

Fuente: Claudio Vergara / La Tercera